dijous, d’octubre 04, 2007

MUCHAS ELECCIONES PARA POCA DEMOCRACIA

El 30 de septiembre se han celebrado, de nuevo y tan sólo a un año de las que se celebraron en 2006, elecciones legislativas en Ucrania. Como para las tres vueltas de las presidenciales que hubo en 2004 he tenido la oportunidad de ir como miembro de la delegación del Consejo de Europa a hacer de observadora internacional.

Han concurrido a estos últimos comicios 21 partidos, la mayoría de ellos nacieron ad hoc para las elecciones, siendo en realidad 5 de ellos los que habían obtenido representación parlamentaria en las anteriores y siendo, por tanto, éstos los que ahora coparon el protagonismo.

Partido de las Regiones (aquel que está dirigido por Yanukovich, Expresidente de Ucrania, actual primer ministro con Yúshenko y al que se le atribuye ser proruso) Obtuvo en las pasadas legislativas 32,14% de los votos y 186 escaños.

Bloque Yuliya Timoshenko (tiene como líder del partido a la propia Timoshenko y tiene como prioridad acabar con la corrupción, así como también se muestra favorable al acercamiento a Occidente. Junto con Yúshenko, protagonizó la Revolución Naranja. Fue también primera ministra con Yúshenko al inicio de su mandato) Obtuvo el 22,29% de los votos y 129 escaños.

Bloque Nuestra Ucrania (liderado por Yúshenko, protagonizó la llamada Revolución Naranja en 2004 y se le atribuye la defensa de la aproximación a Europa, tiendo como últimos objetivos entrar en la OTAN y en la UE) Obtuvo el 13,95% de los votos y 81 escaños.

Partido Socialista de Ucrania (su líder es el que ha sido hasta ahora Presidente de la Cámara legislativa, Moroz, y se ha alineado también con Yúshenko) Obtuvo el 5,69% de los votos y 33 escaños.

Partido Comunista de Ucrania (el nombre de su líder es Simonenko y se ha erigido como el partido sucesor del antiguo partido comunista en época soviética) Obtuvo 3,66% de los votos y 21 escaños.

(EN BREVE PUBLICARÉ LOS RESULTADOS DE LAS ÚLTIMAS ELECCIONES, PUESTO QUE TODAVÍA NO HAY DATOS OFICIALES)

El avance de las elecciones fue promovido por el Presidente de la República Yúshenko contra todo análisis estratégico electoralista que se pueda hacer desde un punto de vista racional. Su popularidad que alcanzó el clímax en el año 2004 con la Revolución Naranja no ha hecho más que ir en descenso, por lo que los resultados electorales previsiblemente iban a no ser favorables precisamente para su coalición. Por el contrario, su mayor opositor, Yanukovich, mantiene fiel sus votantes, correspondientes a la mitad “rusa” del país.

Así pues, la división de Ucrania en dos se mantiene intacta. Las expectativas que la nueva presidencia de Yúshenko había albergado en cuanto a finalizar con la corrupción del país, propiciar un cambio de vida o desarrollar mejoras económicas visibles para la ciudadanía, entre otras, no han sido confirmadas, por lo que la potencial unidad del país ha sido impracticable. ¿Para qué elecciones, entonces? ¿para reproducir unos resultados ya conocidos? ¿para practicar un suicidio político como Presidente?

Los cambios que Ucrania necesita no pasan ya por las urnas con estos candidatos: o se abordan reformas estructurales de fondo o la clase política ucraniana se renueva para estar a la altura de las necesidades de su pueblo. El peligro de tantos comicios seguidos en un territorio sin ninguna tradición democrática es el desengaño y el descrédito del sistema, cosa que sería terrible para el futuro de la Democracia en Ucrania.

2 comentaris:

Laure ha dit...

Recordo com si fos ahir quan ens vas explicar la teva experiència com a observadora internacional (A Sant Cugat i a l'Escola de Formació del Vallès Occidental del 05 on jo moderava la taula en la que estàves, per a que sàpigues qui soc jeje).

Recordo que parlàves de la gran expectativa que habia suscitat per a Europa Victor Yushenko en aquell moment, i la veritat és una llàstima la trajectoria del País amb aquests personatges, tot i que tinc una certa esperança en la "princessa taronja". Que en penses de Timoshenko?

Meritxell Batet ha dit...

Hola! la veritat és que no puc ser massa optimista tampoc amb Timoshenko, una de les dones més riques d'Europa i vinculada al sector gasístic de la zona... en fi, una joia. Sens dubte és complicat que un país avanci si els seus líders no fan la talla, cada cop tinc més clar que l'èxit de la transició espanyola en gran mesura va ser aquest. Un petó, moderadora del Vallès Occidental!